Porque es poderosa.

Sin dejar de ser “afectuosa”.

Porque es terapéutica.

(Si quieres).

Porque te pregunta

antes de colocarte al borde de un precipicio abisal.

(El tuyo).

Porque te permite experimentar en el plano del subconsciente.

Sin anular completamente tu consciencia.

Porque trabaja placenteramente la energía de la mujer,

integrando el masculino con ternura.

Porque pertenece a lo consensuado,

y sin embargo,

“bien utilizada”,

nos embarca en viajes asombrosos.

Porque mientras el chocolate es cotidiano, territorio explorado,

El cacao nos muestra lo exótico en nosotras mismas,

lo que nadie colonizó, ni colonizará.

Jamás.

 

Durante un año y medio viajé por Sudamérica.

Sabía qué quería: experimentar con plantas sagradas y para qué: seguir transformándome, explorando(me). Más adentro. Más oscuro. Más luminoso.

Hacía tres años que me había puesto “en serio” a trabajar conmigo misma: Reiki, ayunos, mantras, estudio del árbol genealógico, alimentación consciente, escritura automática, Yoga. Así, a saco. Como sabía que estaba aprendiendo a gatear, no tenía prisa (bueno, a veces sí…). Me sentía en el camino “correcto”, al menos el correcto para mí (aunque, ¿acaso existen las elecciones “incorrectas”?). Tras tantas turbulencias kármicas y tumbos espirituales mi corazón me seguía diciendo: “por aquí, por aquí”. A lo que mi cabeza contestaba: “ya, ¿no..?

Quédate quietecita”. Todo lo contrario: lo dejé todo y me fui. (pero esa es otra historia).

Cuando vas a Sudamérica las plantas sagradas te encuentran por todos lados y tú las encuentras a ellas. Oportunidades, constantemente. Sabes que el momento llegará, pero ¿cuándo?. Te preguntas: ¿es esta la oportunidad? ¿MI oportunidad?. Hay que afilar la intuición, y la intención.

Estuve apunto de agarrar un par de oportunidades que, en la distancia, no eran mis oportunidades. El ambiente chamánico selvático aún me genera cierto estrés, desconcierto, intranquilidad. Me decía: “si ya per se, vas cagada, ¿quieres añadir más X’s a la ecuación?”. Las chamanas hablan, literalmente, otro idioma. La selva alberga TANTA vida, es hermosa, pero ciertamente incierta, agresiva. Dietar durante el viaje, para internarse en procesos de ceremonias, genera gusanitos en la tripa. Gusanitos de nervios, me refiero. Dudas.

¿A cuánto “riesgo” estás dispuesta a exponerte? Abres la puerta: ¿pero cuánto? ¿la abres de par en par? ¿o una rendijita? Entra la luz, pero no puedes bloquear la oscuridad. ¿A qué estás dispuesta y a qué no…? Nuevas posibilidades, nuevas plantas sagradas y nuevos chamanes, Dudas.

movimiento-cacao-fuego

Conocí a Arina por una causalidad casual y eso ya, me gustó. Llegar al lugar oportuno en el momento oportuno. Suceder a la otra persona y que esa persona te suceda a ti sin permitir interferencias de la razón. Y antes de que encuentres explicación, ya te has apuntado a un retiro. Ya estás allí, ya has depositado tu intención en el fuego. Comienza.

El cacao se me manifestó como terreno seguro desde el principio, quizá por lo cotidiano. Pero también como terreno fértil. Yo había oído historias sobre los mayas. Estaba tranquilamente intranquila.

Dicen que una ceremonia empieza desde que se empieza a formar en tu imaginación. Bailas con tus miedos, con tus expectativas, ¿lo haré, no lo haré? Qué pasará.

Compartí con Arina dos ceremonias de cacao. En una, estaba a mi lado, viajando. Otra, ella me guiaba. Una estática, la otra dinámica. ¿Tuve miedo? NO. Recibí sencillamente lo que tenía que recibir. Lloré. Unas lágrimas distintas a las terrenales, manantiales que brotaban desde lo profundo. Reí una risa distinta a la de este mundo. Me reía de mí. Y bailé un baile nuevo con un cuerpo celeste, otras manos y otras piernas. Entré con un manojo de preguntas. Salí habiendo gritado todas afuera, sin recibir respuesta alguna terrenal. Y sin embargo feliz de comprender que se pueden disparar interrogantes para después permanecer en paz. Sin expectativas. Sin iluminación, sino proceso.

Para mí es difícil explicar con palabras qué es una ceremonia de cacao. Pero aquí estoy, intentándolo.

Sólo sé que yo iba buscando una “herramienta” para experimentar y la encontré-

Quise sanar mi feminidad y comencé a gatear, de nuevo, y de nuevo la sensación de estar en el camino correcto pero sabiendo que este era un camino más rápido, más esclarecedor, con menos hackeos de ego-ismo y racionalidad propia y ajena.

Que de alguna manera estaba ¿cansada? De las técnicas que no me permitían “engañar” al consciente, porque sentía que una y otra vez yo y otras era(n) mi propia trampa.

Y sin embargo, no me sentía cómoda (aún) para aventurarme a noquear del todo a mi razón. (Ayahuasca, San Pedro, Wachuma). Por ahora, por lo menos para empezar, sólo era cuestión de darle esquinazo por un rato a mi cabeza, con ternura, como una travesura.

Quién sabe después.

El cacao me dió el Equilibrio que necesitaba para desequilibrarme a gusto.

Y es que, siempre he pensado que los mejores equilibrios son los que nos permite desequilibrarnos sin riesgos innecesarios. Desequilibrar a la razón desde el corazón para volver a calibrarnos, una y otra vez. Sanar es calibrarse al ritmo de nuestra propia vibración.

El cacao abrió una puerta: se puede EXPERIMENTAR LA ESPIRITUALIDAD. Que no te lo cuenten otras, ni siquiera tú misma. Ve y prueba. Ve (allí) y VE lo que tengas que ver. Y después vuelve. Y lo cuentas.

Fue tan bonito y tan afectuoso y tan revelador el proceso, que cuando Arina y yo nos separamos nos prometimos seguir trabajando en sanar el Femenino. Sin saber casi (por lo menos yo) por dónde empezar, ni siquiera qué es realmente lo “Femenino”, la Mujer. Pero con una clara intención: HACERLO, hasta el final, conllevase lo que conllevase– confiando en que encontrarás la manera, los aliados, un mapa: como si el camino ya estuviese trazado, de alguna extraña manera, en tu corazón, en tu útero. Que estamos embarazadas de esa posibilidad. La posibilidad de sanarnos. Quizá desde hace mucho, quizá desde siempre.

Ahora que he vuelto. Que Arina me escribe: “Voy a España”. Ahora que organizamos una ceremonia de Luna Llena. Ahora que no tienes que volar a Perú para experimentar- Es tu turno.

Sé que es una afirmación un tanto totalitaria, pero basada en mi experiencia, que es lo único que tengo, puedo decir que
“El Cacao es la planta sagrada idónea para experimentar” Por lo menos aquí, en Madrid, España y ahora:  En la próxima luna llena, el 16 de Octubre de 2016.

El cacao, para experimentar:

¿El QUÉ? Lo que TÚ NECESITES, acompañada por otras mujeres.

Encuentra tu mapa. Está ahí dentro.

Olga Hueso.

Te presentamos el curso de MioRegenerante facial, masaje exclusivo de Apunto Let

¿Qué es el masaje MioRegenerante facial?

El MioRegenerante facial es un tratamiento que desde el primer momento tiene unos resultados espectaculares: combinando la manipulación manual del masajista con un producto a base de colágeno y eslastina obtenemos de manera inmediata, desde la primera sesión un espectacular efecto lifting sin cirugía.

Es por esto que el masaje MioRegenerante facial supone una auténtica revolución en el mundo de la belleza y cuidado personal, y una muy buena oportunidad para formarse en nuevas técnicas que suponen un avance con respecto a las prácticas tradicionales en el mundo de los tratamientos de belleza faciales.

¿Cuándo empieza el curso de MioRegenerante facial?

El curso de MioRegenerante facial arranca en febrero en Apunto Let. ¿Quieres información sobre precios y posibilidad de horarios? Aquí la tienes.

Puedes ver sus increíbles resultados en este vídeo.

El próximo 7 de febrero arranca en Apunto Let un nuevo curso: Kinesiotape.

¿En qué consiste el kinesiotape?.

Probablemente habrás visto a gente con tiras anchas de colores rojos o azules pegadas en el cuerpo. ¿Te has preguntado qué es? Se trata de Kinesiotape, un novedoso método de vendaje que propicia la autocuración de la lesión por parte del propio organismo.

Durante dos fines de semana, podrás aprender en nuestro curso de Kinesiotape por qué es el vendaje que más en voga está en los últimos años. Y es que está basado en conceptos kinesiológicos y permite la movilidad total del músculo sin poner restricciones. De este modo es como se inician los procesos básicos de autocuración del cuerpo a la vez que el dolor va desapareciendo a través del propio movimiento.

¿Para quién está pensado el curso de Kinesiotape?

Si eres quiromasajista, masajista deportivo o tienes estudios de INEF o TAFAD nuestro curso de Kinesiotape te supondrá adoptar una de las herramientas más útiles y demandas en la actualidad para tratar lesiones. Pero es que este tipo de vendaje no sólo sirve para tratar problemas musculares, sino que es muy útil para otras dolencias comunes que podrás descubrir a lo largo de los cuatro días que dura el curso de Kinesiotape.

¿Qué aprenderás en el curso de Kinesiotape de Apunto Let?

Entre otras cosas, encontrarás:

• Repaso de la anatomía básica para poder entender cómo funciona la técnica.
• Explicación de los tipos de materiales que se utilizan en este tipo de vendaje
• Explicación de los diferentes tipos de vendaje dependiendo de la lesión o zona a tratar.
• Aplicación de los distintos vendajes según la superficie a tratar.
• Realización de vendajes en MMSS y MMII

Puedes consultar los horarios y precios del curso aquí.

 

foto tabla oligoelementos

tabla de oligoelementos

Los oligoelementos y su acción catalítica, claves para tratar la enfermedad

El próximo 28 de enero empieza en Apunto Let el curso “Introducción a los oligoelementos”, donde se darán las nociones básicas sobre qué son los oligoelementos y cómo podemos utilizarlos en el tratamientos y prevención de enfermedades de muy diversa índole.

Qué puede aportarnos el curso de “Introducción a los oligoelementos”?

Los oligoelementos –elementos minerales presentes en el organismo en muy baja dosis-, son un factor clave dentro del metabolismo, ya que colaboran con las enzimas ayudando a éstas a realizar las reacciones bioquímicas que nuestro organismo necesita para su correcto funcionamiento.

La oligoterapia es un sistema basado en el uso de los oligoelementos para reestablecer posibles alteraciones del organismo. Es decir, es una terapia reguladora ya que da al cuerpo lo que necesita y en la cantidad que necesita.

Gracias al curso de Introducción a los oligoelementos, aprenderás los diversos tipos de oligoelementos y sus características, sus vías de administración y cómo tratar con oligoelementos diversas patologías y trastornos en el cuerpo humano.

¿Quieres más información sobre el curso de Introducción a los oligoelementos? La encontrarás aquí

El próximo 16 de de enero comienza en Apunto Let el curso “La energía a través del tiempo y el espacio”, impartido por Almudena Martín

La ciencia moderna ha demostrado que somos energía, fundamentos en los que ya se basaban culturas ancestrales, en lugares como China, Japón, América o la India. Cada una de ellas observaron la naturaleza desde un prisma distinto, llegando a conclusiones diferentes, y dando respuestas distintas.

Abrirnos a estos diferentes paradigmas y encontrar lo diferente en lo similar, y lo similar en lo diferente, nos ayuda a ampliar nuestros horizontes en la comprensión del mundo.

Cinco secretos sobre la energía en la historia al descubierto

Cuando nos adentramos en el mundo de la energía todo nos parece sorprendente e inexplicable, pero muchas de nuestras experiencias tienen siglos de historia y una base mucho más sólida de lo que creemos, cuyos conocimientos, además de cultura, pueden darnos mucha seguridad a la hora de realizar nuestro trabajo.

1. ¿Sabías que algunas técnicas orientales como el Tai-Chi, (que ahora practicamos con normalidad) fueron diseñadas por los médicos Taoístas para que los emperadores en la antigua China no enfermasen, ya que existía una ley que impedía tocarles y no podían ser tratados con acupuntura?

2. ¿Sabías que la medicina más antigua documentada por la historia, es el Ayurveda, que significa ciencia de la vida, y surgió en la India, donde también surgieron por primera vez las artes marciales?

3. ¿Sabías que la física cuántica ha demostrado que dos partículas puedes estar a la vez en dos lugares distintos del universo, que el observador es quien modifica lo que observa, y que existen modelos científicos que demuestran la existencia de otras dimensiones y de universos paralelos?

4. ¿Sabías que en la antigua China le daban tanta importancia a la medicina preventiva que cuando algún miembro de una familia enfermaba el médico encargado de velar por la salud de esa casa, tenía que poner de su bolsillo el dinero del tratamiento y si esa persona fallecía, se ponía un farolillo rojo en la puerta de la casa del médico, para indicar al resto que no era un buen profesional?

5. ¿Sabías que una de las características comunes entre los chamanes de América latina y los médicos de la antigua China, era que al ver a un paciente no preguntaban por lo que le dolía, si no por lo que le pasaba, abordando todos los aspectos de su vida, emocional, espiritual, mental y nutricional en lugar de los síntomas?

Si quieres profundizar más en estos y otros conceptos apúntate al curso “La energía a través del tiempo y el espacio”. Encontrarás toda la información aquí